Sobre "Road to Madrid"

Antecedentes

Corría el año 2012. Por aquel entonces, a parte de escuchar teorías de un fin del mundo que nunca ocurrió, yo tocaba en un grupo que se llamaba Breakout Project. Sin duda, una de las experiencias más estimulantes que he tenido en mi vida musical. Así en resumen, se trataba un cuarteto rebosante de energía que abría un espacio donde nos expresábamos musicalmente con total libertad, y en el que nos planteábamos retos para satisfacer nuestras inquietudes musicales de aquella época. Más adelante, haré un post sobre Breakout Project, porque podría extenderme tanto como me propusiera. Vuelvo al hilo.

El caso es que en esa época se me ocurrió la melodía principal de lo que hoy se ha convertido en "Road to Madrid". Con esa melodía, desarrollé un tema sencillo y tranquilo, experimentando con conceptos de armonía que por aquel entonces eran nuevos para mí, y lo plasmé todo en una partitura. Llamé a Pablo del Fresno (el guitarrista de Breakout Project) y me invitó a su casa a pasar una fabulosa mañana en la que grabamos una demo del tema. Bautizamos a la pieza como "Butifarra" en honor a una expresión que utilizaban su hermano Abel (el bajista) y David Bao (el baterista), y que a mí la verdad me provocaba carcajadas inmediatas cada vez que la escuchaba. No llegamos a tocarla nunca en directo. La podéis escuchar aquí:

El paso del tiempo y mi evolución como músico

De un tiempo a esta parte, ha llovido muchísimo en mi trayectoria musical. En septiembre de 2013 me desplacé a San Sebastián a estudiar el superior de jazz. Allí, como es obvio, entré en contacto con un ecosistema musical completamente nuevo y exótico para mí, compuesto por un selectivo elenco internacional de profesores, unos compañeros con inquietudes similares a las mías y de diversas procedencias y especialidades; todo enmarcado en San Sebastián, ciudad cuya sincera conexión y profundo respeto por la música es palpable a poco que prestes atención, y que aguarda cada verano el festival de jazz más antiguo del continente europeo. Pues a pesar de todo, no logré quitarme aquella melodía de la cabeza.

En septiembre de 2017 regresé a Madrid, y en cuestión de meses me llamaron para cubrir de manera inmediata una vacante de teclista en el espectáculo musical Forever King of Pop. Fue entonces cuando entré en contacto con otro ambiente nuevo y apasionante: una gran productora de Madrid que apuesta fuerte por la música moderna en España, con un elenco internacional de cantantes y bailarines con un talento asombroso, y un equipo de músicos súper profesional del que he aprendido, y espero seguir aprendiendo, lo que no está escrito. Con ellos he realizado estos años giras por España, Portugal, Francia, Alemania y México. Hasta que llegó la pandemia actual. ¡Pues oye, que a pesar de todo no logré quitarme aquella melodía de la cabeza!

El surgimiento de "Road to Madrid"

Durante un periodo de descanso entre giras de Forever, en enero de 2020, por fin me lancé a componer un nuevo tema utilizando la dichosa melodía. Esta vez le puse de título "Road to Madrid", ya que en esa época de tantos kilómetros, en la que me pude escuchar medio Spotify en el autobús, ir rumbo Madrid era sinónimo de volver a casa con el trabajo bien hecho. Además, conforme iba dándole forma a la canción, me iba sonando a carretera. Tened en cuenta también que, como madrileño de la sierra que soy, he pasado mucho tiempo de mi vida yendo a Madrid para ensayar, trabajar, ver a amigos, etc. ¿Estaré obsesionado con el tema? Podría ser...

De referencias principales me sirvieron temas de Jeff Lorber, pionero del estilo jazz funk, y canciones del propio Michael Jackson, cuyo repertorio no me cansaba de interpretar cada noche con FKOP. Cuando me quedé a gusto con la composición, produje una maqueta y la publiqué en SoundCloud.  Se la enseñé a mis compañeros, profesores, familia y amigos, etc. Del feedback y calor que recibí por parte de la mayoría de ellos, saqué una conclusión: tenía que elevar este tema al siguiente nivel, o lo que es lo mismo, producirlo a nivel profesional.

A por el single

Y fue durante la pandemia cuando, en medio de todo el proceso de erigir esta web en la que os encontráis, me lancé a por ello.

Para realizar una producción musical de estas características, es fundamental trazar un plan y rodearte de un pequeño equipo. La grabación musical la realizamos a distancia, y para ella conté con Javier Suárez a la guitarra eléctrica y José Antonio Pereira a la batería, ambos compañeros de banda en Forever. Fue súper sencillo trabajar con ellos. En mi opinión, si hay conexión de amistad, profesionalidad, y claridad en lo que respecta al arreglo musical, las tienes todas contigo. Yo grabé los teclados y el bajo eléctrico en mi casa. Cuando el proceso de grabación estaba llegando a su fin, llamé a Pablo del Fresno (sí, el de Breakout Project, el mismo que me ayudó con "Butifarra"). Él se encargó de la mezcla y de la masterización, y en una mañana realizó un trabajo espectacular que apenas necesitó de una pequeña revisión para dar con el master definitivo.

Aún faltaba algo esencial: la portada. Como ya habréis observado en mi web o en RRSS, ésta se trata de una obra artística hecha a mano. Pues bien, el pincel es el de mi hermana Blanca Niemietz. Le mandé unas fotos de carreteras hechas con el móvil, algunas referencias de portadas de discos que me molan recopiladas para la ocasión, y por último la grabación de Road to Madrid, que por aquel entonces ya estaba terminada. Poco tiempo después me entregó esta magnífica composición artística.

Todo listo para el lanzamiento

Mañana domingo 14 de febrero, coincidiendo con el día de San Valentín de este año tan extraño, sale por fin a la luz "Road to Madrid". Se podrá escuchar en mi web, por lo que os invito a volver por aquí para entonces. También en mi perfil de SoundCloud, y en todas las plataformas de streaming haciendo click aquí (si pincháis antes de que salga, podréis preguardarlo en vuestra biblioteca y surgirá cual seta el día del lanzamiento). Dicho sea de paso, "Road to Madrid" es el primer single que publico en solitario.

Espero que hayáis disfrutado con la lectura de este artículo, cuyo único fin es el de arrojar luz sobre esta canción instrumental que empecé en 2012 y que termino ahora en 2021 (¿no sería este año el del fin del mundo en vez del 2012?). Toda canción tiene una historia detrás, y ésta no es una excepción. Podría haber caído en el olvido. No soy capaz de deciros en números exactos cuántos conciertos he realizado, en cuántas otras canciones y arreglos he colaborado, o cuántas otras composiciones he escrito. Publicándola ahora le pongo un cierre, y qué bien sienta, maldita sea. Porque los proyectos que te definen no son los que consigues empezar, sino los que consigues acabar.

Dejar un comentario

Favor de o registro para enviar.

Agregar comentario